sábado, 4 de julio de 2015

Hanói en paz...




Hanói es posiblemente la ciudad turística más económica del mundo. En ella las bicicletas mantienen un vínculo muy estrecho con muchas actividades económicas básicas. Y también siguen en alza como alternativa de transporte para el creciente número de turistas que visitan al  país. 

 Esta relación ha animado a la fundación en 2007 del Club de ciclistas “Hanoi Xua va Nay” (Hanoi antes y ahora), cuyos miembros aficionados a las bicicletas antiguas están preservando este aspecto cultural tan proprio de la capital Vietnamita. Salen a mañana a pedalear sin prisa en los alrededores de Ho Tay, el lago más grande de la ciudad, regresando de esta manera a un pasado lleno de recuerdos, compartiendo el “apego” por las bicicletas antiguas y colaborando a su vez a la mejora de su bienestar físico.


miércoles, 1 de julio de 2015

Sigue a tu corazón, pero lleva tu cerebro contigo…





"El organismo no toma decisiones. Las decisiones son instituciones creadas por los hombres. El organismo siempre trabaja sobre la base de preferencias". (Fritz Perls, Sueños y existencia)

“Las emociones proporcionan un medio natural para que el cerebro y la mente evalúen el ambiente interior y el que rodea al organismo, y para que respondan en consecuencia y de manera adaptativa”. (António Damásio, En Busca de Spinoza)

Es imposible analizar de manera sistemática toda la inmensa cantidad de información que recibimos día a día. Además de tedioso, necesitaríamos mucho tiempo para deliberar, pensar, reflexionar, etc., de manera que la búsqueda de elegir hipotéticamente la mejor solución para un determinado problema, es un proceso que suele salir “caro”.
Y cómo consume mucha energía, la naturaleza ha tenido que encontrar algunos atajos sobre todo en aquellos casos donde hace falta tomar decisiones rápidas. Son capacidades fruto de la evolución biológica realizada a lo largo de miles de años y que están detrás de la mayoría de nuestras elecciones cotidianas.
Hoy sabemos que a la hora de tomar una decisión o interpretar la realidad, ahorramos gran parte de este esfuerzo echando mano de las llamadas emociones. Son reacciones que no surgen de la nada, ya que venimos dotados de ellas desde el nacimiento. Son un elaborado sistema automatizado que nos permite reaccionar ante el mundo, de una forma inmediata y sin necesidad de pensar. Y contrariamente a lo que dice nuestro “sentido común”, las emociones juegan un importante papel en nuestro proceso racional y a la toma de decisiones, aunque, después, consideremos a lo elegido cómo únicamente una consecuencia de nuestra capacidad de pensar analíticamente.
La alegría o la tristeza, por ejemplo, juegan un papel fundamental en la estructuración del denominado raciocinio lógico, siendo ellas en última instancia las que harán inclinar la balanza para esta o aquella elección. Y lo peor, varios estudios, entre ellos los del neurólogo António Damásio, indican que una decisión tomada sin emoción tiene gran probabilidad de que sea equivocada.
También podemos afirmar que las emociones más que racionales, son razonables, es decir, nos ayudan a tomar decisiones apropiadas ya que asocian acciones o resultados que nos resulten más beneficiosos para una situación.
Biológicamente,  las emociones preceden a la razón. Pero, a veces el corazón no quiere admitir lo que la mente ya sabe.